Área Educación. Colegio San Martín

 

  • Tecnologías de Información y la Comunicación

    El desarrollo continuo y creciente de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) está produciendo transformaciones en las formas de producir, vivir y comunicar. Estamos en una nueva Sociedad de la Información y del Conocimiento, en la que las TIC están presentes en todos los ámbitos económicos y sociales. El constante desarrollo de las TIC, está produciendo transformaciones en la sociedad de las que es ya imposible permanecer al margen.

    Todos los países desarrollados, y en particular los europeos, han puesto en marcha iniciativas muy diversas, todas ellas dirigidas a la rápida implantación de la Sociedad de la Información en sus respectivos territorios.

    Las TIC, y en especial Internet, se desarrollan y se incorporan a la vida de los ciudadanos a una velocidad vertiginosa. Los efectos que Internet y sus múltiples aplicaciones tienen en la vida de los ciudadanos se han manifestado en menos de una década. Por otra parte, si miramos a nuestro alrededor, se observan muchos cambios en la forma de comunicarse, de organizarse, incluso de trabajar o de divertirse. Se ha configurado una nueva sociedad,  la "Sociedad de la Información y del Conocimiento".

    La implantación de las TIC en todos los ámbitos de la sociedad va en aumento, y es ya una realidad; de tal manera que nadie puede ni debe quedar al margen de las posibilidades y potencialidades que estos recursos nos ofrecen. La Sociedad de la Información ofrece un ilimitado potencial para promover la igualdad de oportunidades para todas las dimensiones de la vida de los ciudadanos.

    Ante esta situación, cabe plantearse cuál ha sido el efecto de las "Nuevas Tecnologías"  en la educación. A simple vista, parece que el impacto producido ha sido menor que en otros ámbitos y que , en esta ocasión , la educación no ha cumplido con su tradicional papel de cadena de transmisión y de efecto multiplicador . Sin embargo, una reflexión más profunda plantea que lo que hay es un gran retraso debido a los cambios que implica la integración de las TIC en la educación. Dichos cambios no suponen sólo invertir en equipamiento y en formación, sino que también suponen un cambio de actitud o de mentalidad.

    Además, hay muchas otras razones que explican la lentitud en el proceso de incorporación de las TIC a la educación, como la carencia de recursos financieros, el insuficiente apoyo institucional o la dificultad de adaptación por parte del Profesorado. Aunque , en realidad , lo más determinante para que se produzca el cambio es tener claro que las TIC en la educación suponen una vía para mejorar la calidad de la enseñanza y un camino para dar respuesta a las nuevas exigencias que plantea la Sociedad de la Información y del Conocimiento . Incorporar las TIC a la educación no sólo es un desafío, sino que se convierte, hoy, en una necesidad para que la juventud puedan integrarse y desarrollarse sin problemas dentro de la sociedad actual.

    Nuestro alumnado no debe quedar del lado desfavorecido de la llamada "brecha digital", pero el colectivo de profesores y profesoras tampoco. Es necesario insistir en la necesidad de que el profesorado sea especialmente sensible a la realidad social y al momento histórico en que vive.

    El uso generalizado de las TIC en la educación es la medida con un mayor efecto potencial dentro del objetivo general de conseguir la plena implantación de la Sociedad de la Información.

    Por todas estas razones el Centro debe asumir el papel que le corresponde jugar y tratar de dar respuesta a esta "revolución social". Aparece así la necesidad de poner en marcha planes específicos de implantación e incidir de forma específica en el ámbito educativo, por la importancia que tiene incorporar a la infancia y la juventud a estos procesos y por el efecto catalizador que a este proceso podemos suponerle.

    T.I.C.